Generación NRH


Germán Guillén · La Palma


He pasado más de dos años luchando contra mi propia negatividad, la cual me hizo dejar de valorar las cosas importantes de mi vida y dejar de luchar por mi propia felicidad. Tras esta etapa, retomé el estudio de La nueva revolución humana a través de los encuentros de jóvenes de la SGEs. Luego supe que se iba a celebrar el festival Protagonistas de la alegría, una oportunidad para dialogar con mi familia, amigos y entorno. Esto representó un reto muy grande para mí: era el momento de enfrentarme a mis miedos.

Frente al Gohonzon, me determiné a invitar a diez personas con las que poder dialogar y expresar sin miedo el sentimiento que tengo por lo que hago y lo que quiero que sea la base de mi vida. Aunque tenía el desafío de la oposición que estoy preparando, quería sacar el tiempo para poder mantener esos diálogos. Finalmente, pude concretar diecisiete invitados, y participaron once de ellos. Después del festival dialogué con cada uno, y todos transmitieron mucho agradecimiento. Estoy determinado a continuar dialogando con cada uno para acercarlos cada día más al corazón de mi maestro.  Finalizo con un aliento de Sensei que dice:

En el budismo nada es en vano;
ni un solo esfuerzo.
Por cada acción que emprendemos,
y cada juramento que realicemos,
finalmente manifestaremos la victoria y la felicidad.
Amigos míos, ¡jamás se tambaleen.
Amigos míos, ¡sean valientes!
¡Sean intrépidos y audaces toda su vida![1]


[1]IKEDA, Daisaku: «Avancen intrépidos, mis queridos jóvenes», Seikyo Shimbun, 31/1/2021 (traducción orientativa).

Contenido protegido
Ir arriba