Comprender la esencia de todo


En esta sección ofrecemos recursos para las reuniones de diálogo de la SGEs. Estos son: una cita que alumbra la trascendencia de los esfuerzos que cristalizan en estos encuentros («Globalmente»), la presentación de grupos que los sostienen («Localmente»), un pasaje de los escritos de Nichiren Daishonin comentado por Daisaku Ikeda («Avanzando con el Gosho»), una «Perspectiva» y algunas «Palabras clave».

GLOBALMENTE

«En este año significativo […] en todo el mundo se están llevando a cabo reuniones de diálogo pletóricas de entusiasmo y vitalidad. En ellas participan muchos amigos y conocidos, así como también nuevos miembros a quienes nos unen profundos lazos kármicos. Las reuniones de diálogo son encuentros donde florece el diálogo budista. Y, porque son generadores de luminosa esperanza, también son espacios donde se multiplican las sonrisas.

Nuestro primer presidente fundador, Tsunesaburo Makiguchi, daba especial importancia a las reuniones de diálogo. En la Segunda Guerra Mundial, el gobierno presentó cargos en contra de él, con intención de reprimir sus actividades impulsoras de justicia y de humanismo. Estos documentos mencionan que, solamente en Tokio, el maestro Makiguchi realizó más de 240 encuentros de diálogo en el término de dos años (entre mayo de 1941 y junio de 1943). En esta época, ya era un hombre de más de setenta años.

Makiguchi Sensei decía que estos encuentros “ofrecían evidencias empíricas” y que “las reuniones de diálogo probaban una forma de vida dedicada al bien mayor”. […]

Además, cuando se refería al “bien mayor”, hablaba del mayor bien de todos.

Fieles a estas definiciones, las reuniones de diálogo de la Soka Gakkai son espacios donde las personas conversan con entusiasmo sobre las pruebas visibles que experimentan en su vida cuando ponen en práctica las enseñanzas del budismo Nichiren».[1]

LOCALMENTE

Grupo Esperança

En el origen del budismo encontramos una «reunión de diálogo»: la que mantuvo Shakyamuni, tras lograr la iluminación bajo el árbol Bodhi, con los monjes Pancavaggiya, cinco ascetas con quienes había compartido austeridades anteriormente. Fue en el Parque de los Ciervos, en Sarnath. El fondo de pantalla que escogieron para su videoconferencia los miembros de este grupo barcelonés de nombre inspirador evoca episodios como este; y evidencia que la multiplicación de sonrisas, a que –según leemos sobre estas líneas– dan lugar las reuniones de diálogo de la Soka, se produce en entornos de lo más diversos.

(Envío de imágenes a: prensa@ediciones-civilizacionglobal.com)

AVANZANDO CON EL GOSHO

Cuando el cielo se despeja, la tierra se ilumina. Del mismo modo, cuando uno conoce el Sutra del loto, comprende el significado de todas las cuestiones mundanas.

(El objeto de devoción para observar la vida, en END, pág. 397).

«Este pasaje de El objeto de devoción para observar la vida esclarece el principio de que el budismo se manifiesta en la sociedad. Tanto el maestro Makiguchi como el maestro Toda se referían a él a menudo. […]

La frase “conoce el Sutra del loto” significa comprender de manera profunda la esencia del budismo. A partir de la relación entre el budismo y los asuntos mundanos, quien capta claramente las enseñanzas también entiende de manera fundamental todas las cuestiones sociales.

Desde el punto de vista de nuestra vida cotidiana, esto quiere decir que cultivar la fe en la Ley Mística nos permite desarrollar nuestra sabiduría y mostrar pruebas tangibles de la práctica budista en nuestro trabajo, en nuestras vidas y en cada aspecto de la sociedad. […]

La práctica budista nos permite desplegar una esperanza renovada y una comprensión más lúcida del propósito fundamental con que vivimos. Nos anima a construir cimientos inamovibles, mientras desarrollamos fortaleza para perseverar y valentía ante los retos de la existencia. La vida se experimenta con alegría ilimitada. Este es el verdadero beneficio de la fe. El budismo Nichiren es una enseñanza de cambio interior, una religión de revolución humana y una filosofía de auténtico humanismo.

Porque practicamos el budismo Nichiren, incluso enfrentados a diversos problemas o dificultades, seguimos recitando daimoku seriamente, persistimos en el esfuerzo y generamos nuevas ideas para encontrar soluciones. Desplegamos sabiduría y vitalidad desbordantes para superar nuestros problemas. Por eso, puede decirse que “comprendemos el significado de todas las cuestiones mundanas”».[2]

PERSPECTIVA

En el mismo escrito que nutre otros apartados de esta sección, Daisaku Ikeda alude a una célebre guía que Nichiren Daishonin brindó al samurái Shijo Kingo, y por extensión a todos sus discípulos: «Considere el servicio que presta a su señor feudal como la práctica del Sutra del loto».[3] También cita a su maestro, Josei Toda, tan cálido y estricto a la vez: «Quienes no identifican los puntos débiles en su desempeño laboral, ni elaboran un plan para mejorar, deberían reflexionar seriamente sobre su postura. Es fundamental seguir estudiando y despejando la mejor forma de conducirse en el trabajo. Mi deseo es que todos ustedes, queridos compañeros, lleguen a “comprender el significado de todas las cuestiones mundanas” lo antes posible en relación con su actividad laboral y vivan sobre bases seguras».[4]

PALABRAS CLAVE

Cultivar la fe · Mostrar pruebas reales · Comprender el propósito con que vivimos


[1]Véase, en este número, la sección «Estudio mensual» (1/3).

[2]Ib. (3/3).

[3]Ib. (3/3).

[4]Ib. (3/3).

Contenido protegido
Ir arriba